viernes, 26 de septiembre de 2014

Reseña: El Teorema Katherine - John Green


Título: El teorema Katherine
Autor: John Green
Saga: No. Auto-conclusivo
Editorial: Nube de Tinta
Páginas: 312
Formato: Tapa blanda con solapas

SINOPSIS
“Según Colin Singleton existen dos tipos de persona: los que dejan y los que son dejados. Él, sin duda, pertenece al segundo. Su última ex, Katherine XIX, no es una reina, sino la Katherine número diecinueve, que le ha roto el corazón. Para escapar de su mal de amores, y con el propósito de hallar un teorema que explique la maldición de las Katherines, Colin emprende junto a su amigo Hassan una aventura que le llevará a Gutshot, un pueblecito de Tennessee, y a la sospecha de que en la vida la inteligencia no siempre es la mejor compañía de viaje”


OPINIÓN PERSONAL
Me encontré con este libro de John Green por casualidad cuando iba en busca de otro en mi librería y al verlo, tuve que comprarlo. Ya sabéis, ES John Green y está en esta edición tan bonita que casa con los dos anteriores publicados en nuestro idioma, y sí, no me pude resistir y ¡qué buena compra hice!

“El teorema Katherine” no se parece a los dos anteriores que he leído de este autor y al mismo tiempo tiene su sello inconfundible. John Green nos sigue sorprendiendo con metáforas preciosas pero, esta vez, de la manera más original posible: ¡con matemáticas! Puede que a muchos les tiemblen las piernas al oír esta palabra, ya que suele ser una asignatura bastante temida pero, no os preocupéis porque John Green las trasforma en algo divertido y fácil de entender.

Y, ¿por qué las matemáticas? Pues porque nuestro protagonista, Colin Singleton, ha decidido crear un teorema que prediga la duración de las relaciones amorosas y quién dejará a quién. Pero no es tarea fácil, incluso para un niño prodigio como Colin. Y ese, es precisamente su problema. A sus diecisiete años, Colin está más preocupado por conseguir importar en algo que en vivir. Necesita tener lo que él llama “un momento Eureka”, esa chispa que incendie su cerebro con una idea que lo haga famoso. Y esa idea no es otra cosa que su teorema Katherine. Pues, además de niño prodigio, Colin sabe hacer otra cosa muy bien: salir con Katherines. Para él, esas nueve letras son prácticamente significado de amor y todas las novias que ha tenido se han llamado así y todas le han dejado. Así que, hundido por su última ruptura y perdido porque no encuentra su momento Eureka, decide hacer caso a su mejor amigo e ir de viaje en coche durante unas semanas de verano.

Su mejor amigo es Hassan, un musulmán, gordito, fan de la juez Judy y experto en el arte de no hacer nada que no sea vaguear y ver la tele. Es el contrapunto a Colin. Un chico que, a pesar de haber estudiado en casa durante muchos años, sabe hacer amigos y como caer bien, cosa que, a veces, a nuestro protagonista le queda un poco grande. Sus conversaciones son lo más divertido del libro y, leerlos pasar por determinadas circunstancias os hará reír de lo lindo.

Por otro lado, tenemos a las dos protagonistas femeninas. La primera es Katherine XIX, a la que mayormente conoceremos a través de los ojos de Colin. La segunda es Lindsey, natural de Gutshot, pueblo al que van a ir a parar los dos chicos y en el que se quedarán un tiempo por cuestión de trabajo. Cada una a su manera, influirán en la vida de Colin, y lo que es más: en su teorema.

Si bien es cierto, que a veces, mientras lo leía la historia me parecía algo inverosímil, se olvida pronto porque su originalidad acaba ganando la partida. No digo que no haya ciertos tópicos, que los hay, pero son los que menos. Es un libro que se lee en nada, muy divertido y ameno. Creo que mis partes favoritas son las notas a pie de página (hay algunas que me hicieron reír a carcajadas) y, como mencioné antes, también las conversaciones entre Hassan y Colin. Sin embargo, tengo que decir que, a veces, los monólogos del protagonista se me hacían pesados y algo repetitivos, sobretodo, aquellos en los que se obsesiona por ser un genio.


De todas formas, “El teorema Katherine” es un libro divertido que utiliza un método poco común para narrar su historia: las matemáticas. Con unos personajes bien perfilados y una historia bastante original donde el pilar es la amistad y el sentir que de alguna todos importamos, John Green consigue, una vez más, que caiga rendida a sus pies. En definitiva, un libro que recomiendo bastante. 

VALORACIÓN


4 comentarios:

  1. Leí este libro hace muuuuuuuuuucho tiempo, y aunque me gustó, al principio se me hacía demasiado eterno y por eso demoré mucho en leerlo):
    Los personajes son encantadores y me caí de la risa con sus diálogos xD
    Soy muy lenta para las matemáticas así que ni con gráficos comprendí la idea del teorema, y comparto contigo la molestia que causa Colin con su obsesión por ser un genio.
    En general lo disfruté mucho, entre el montón de metáforas, la originalidad de los anagramas, los pies de página XDD, y la conclusión final de Colin por supuesto fue lo mejor
    Me quedo por acá, ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola! Pero que envidia me das, jo.
    Quiero leer más libros de este autor y si puede ser, todos.
    Veo que te ha gustado mucho, seguro que a mí también, a ver cuando me hago con él.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Hola,

    De este autor quiero seguir leyendo más, leí Bajo la misma estrella y ahora me falta por leer Ciudades de Papel y Buscando a Alaska y este. ¡Muy buena reseña!

    Saludos, me quedo por aquí.

    ResponderEliminar
  4. A mí me gusto mucho este libro pero hubieron pequeñas cosas como el final predecible y la actitud de Colin que no me convencieron. Pero en total, es un buen libro. :)
    Un beso.

    ResponderEliminar